3 sencillas pistas para saber si te conviene comprar o alquilar

Según la tendencia que señala la última “Encuesta de Condiciones de Vida”, publicada por el INE en junio de 2018, cada vez hay más familias españolas que viven de alquiler mientras que disminuye el número propietarios, a pesar de que más del 75% de los españoles es propietario de, al menos, una vivienda.

En concreto, el porcentaje de hogares con vivienda en propiedad cayó en 2017 hasta el 76,7% frente al 77,1% del año anterior. El número de hogares que viven en régimen de alquiler alcanzó el máximo desde que hay estadística, con un 16,9%, frente al 16,3% de 2016.

Si a ello le sumamos los datos hechos públicos recientemente por el Banco Central Europeo, señalando que las hipotecas españolas ya no son de las más baratas de Europa, puesto que el nuestro tipo medio interés se situó en septiembre en 1’94 puntos, ligeramente por encima del 1’79% registrado en la media de la zona euro (Alemania, Francia o Italia), las dudas que pueden surgirte a la hora de valorar si es mejor comprar o alquilar están más que justificadas.

Por eso desde lemonKey vamos a tratar de ayudarte a que tomes la decisión más adecuada. Y lo decimos así, porque no hay una decisión buena o mala, sino una que encaja con tu momento vital, tus necesidades y tu capacidad económica.

Estas son las pistas que le pueden guiar hacia la decisión más rentable.

1. ¿Cuánto tiempo tienes planeado vivir en esa casa?

Los expertos señalan que el alquiler es una buena opción a corto y medio plazo, pero a largo plazo, la mayoría se decanta por la compra, pues una estancia prolongada permite amortizar el elevado gasto que afronta quien adquiere una casa. No hay que olvidar que el alquiler da más flexibilidad y es la opción a tener en cuanta cuándo somos jóvenes y vivimos en una ciudad por cuestiones laborales o de estudios, pero tampoco hay que olvidar la letra pequeña de cómo y cuándo podremos rescindir el contrato para no descubrir gastos inesperados.

2. ¿Cuál es tu sueldo mensual?

Aquí coinciden todos, el precio del alquiler o de la hipoteca nunca debe superar el 30% de tu sueldo, si lo hace, es fácil que tengas tensiones financieras cuando debas hacer frente a algún gasto inesperado. Porque los esperados deberías conocerlos. Pero por si acaso no es así, vamos a recordártelos.

Gastos del propietario:

  • Hipoteca mensual.
  • Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).
  • El recibo de la comunidad.
  • Seguro del hogar
  • Pequeños arreglos en la vivienda.
  • Gastos de suministros.

Gastos del arrendatario:

  • Están muy marcados por las condiciones que se negocie con el propietario, por eso es importante atarlo todo muy bien. Los más comunes son estos.
  • Alquiler mensual.
  • Gasto de suministros.
  • Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), dependiendo de la Comunidad Autónoma.
  • Tasa de basuras (dependiendo de los municipios).
  • Gastos derivados del mantenimiento habitual de la vivienda, los más importantes suelen corren a cargo de los propietarios.
  • En su caso, seguro de contenido y de responsabilidad civil a terceros.
  • Daños a la vivienda alquilada.

3. ¿Tienes algo ahorrado?

Además de saber qué parte de tu suelo debes destinar cada mes para hacer frente al pago de la hipoteca o del alquiler, es importante contar con unos ahorros iniciales. Tanto la compra como el alquiler vienen acompañados de unos gastos en el inicio.

En el caso de la compra, se sitúan en torno al 10-15% del valor total de la vivienda, mientras que en el del alquiler, son mucho menores al inicio, pero no debemos olvidar que hay que adelantar la reserva, el aval bancario y, en el caso de las inmobiliarias tradicionales, la comisión para la inmobiliaria.

Recuerda que también necesitarás hacer frente a la compra de muebles o algún electrodoméstico, sin olvidar las pequeñas reparaciones o reformas que sean necesarias. Y para todo eso es imprescindible con un pequeño colchón de gasto.

 

Como te hemos dicho al principio de este artículo que no hay fórmulas mágicas y la decisión depende de ti, queremos que tengas todos los datos. En lemonKey somos una inmobiliaria adaptada a los nuevos tiempos, distinta, transparente y honesta tanto con compradores o arrendatarios como con propietarios.

El ejemplo más claro de este compromiso es que, mientras las inmobiliarias tradicionales cobran entre el 3 y el 6% de comisión a ambas partes de una venta, en lemonkey únicamente cobramos el 1% y esto, recuerda, siempre que vendamos la casa.

Más de 1050 viviendas en ciudades como Madrid, Valencia, Barcelona o Sevilla -entre otras ciudades- te están esperando en nuestro buscador para comprar o alquilar, cuidadosamente seleccionadas por nuestros expertos y con un precio radicalmente justo ¡no dejes de entrar aquí para comprobarlo por ti mismo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *