6 señales de que debes cambiar de casa

Confiesa, si miras tus fotos de adolescente es fácil que pienses ¡pero como podía llevar yo esas pintas! Nuestras preferencias por la música, la moda o la comida evolucionan con nosotros, es lo normal, y debes saber que con las casas ocurre lo mismo.

Nuestros gustos y necesidades de vivienda cambian a lo largo de la vida, bien sea porque aumenta la familia o porque disminuye, por movilidad laboral o por un cambio en nuestra situación económica es probable que necesites cambiar de vivienda.

Escoger una casa es una de las decisiones más importantes que podemos tomar, por la inversión de tempo y dinero que haremos en ella. No debes tomarla a la ligera y por eso, si te rondan alguna de estas señales por la cabeza, es que quizá ha llegado el momento de buscar una casa nueva.

1. Adiós papá, adiós mamá.

Emanciparse de la casa paterna, para vivir sólo, con amigos o en pareja, es el primer paso para muchos a la hora de tener que buscar vivienda. Hay que valorar factores como la situación laboral, el grado de compromiso con quien vamos a compartir vivienda, las necesidades que tenemos y, una vez tengas todo eso claro, entrar en nuestro en nuestro buscador para encontrar la casa que necesitas tanto para comprar como para alquilar.

2.  Necesitas más espacio.

Tu ropa de esquí convive con tus cosas de buceo. Los abrigos de invierno con los bañadores. En el horno no puedes ni asar un pollo porque lo tienes lleno de sartenes y cazuelas… De las toallas y sábanas mejor ni hablar… Ha llegado el momento, tu casa se ha quedado pequeña. No te alarmes, si tu felicidad pasa por tener más armarios da un paso hacia delante y múdate.

Si tu felicidad pasa por tener más armarios ¡nuestras casas los tienen todos!

3. El barrio está en decadencia.

Quizá cuando te fuiste a vivir a esa zona de la ciudad lo tenías todo a tu alcance: comercio, servicios, zonas verdes, buenas comunicaciones, ec. Pero con el paso del tiempo los jardines parecen descampados, las tiendas han ido cerrando, los nuevos servicios de transporte no pasan por allí… El barrio ha entrado en decadencia y no se sabe cuándo ejecutarán los planes de mejora. Decididamente ese no es el lugar que tu escogiste, cámbiate, las ciudades están vivas y habrá otras zonas en las que sí puedas encontrar todo lo que en su día tuviste.

Ten en cuenta además que en este caso debes tomar una decisión rápida de vender, antes de que el precio disminuya por debajo de lo que te interesa. Esta variable debes contemplarla también a la hora de elegir una zona nueva para que los precios no hayan subido como la espuma.

4. La familia crece ¡y las necesidades también!

La vida misma: un hijo que nace, una madre que se instala para vivir contigo, la nieta que viene a vivir a la ciudad para estudiar, una pareja que decide vivir junta y formar una familia…. Es lo más normal del mundo.

La solución lógica a todo esto es buscar una nueva casa más grande, confortable, en la que cada uno tenga su propio espacio y las zonas comunes sean lo bastante grandes como para convivir sin estrecheces. Cerca de colegios, centros de salud, parques, bien comunicada… Mil y una necesidades que se ahora se han convertido en prioritarias para ti. Este es también un gran motivo para mudarse.

Un salón amplio con una zona para comer y otra para relajarse es perfecto para disfrutar con familia y amigos.

5. La casa se te ha quedado grande.

Los hijos se han emancipado, has pasado por una separación o quizá el fallecimiento de un familiar. El caso es que quizás no necesites ya una casa tan grande, sino algo más pequeño y práctico. Fácil de mantener limpio y ordenado, bien ubicado y conectado con otros puntos de la ciudad. Un lugar que se ajuste a tus nuevas prioridades.

Un coqueto apartamento de 42 m2 puede ser todo lo que necesites.

6. Tú, tu mente y tu salud necesitan un cambio de casa.

Esta situación es muy dura y confiamos que no estés pasando por ella. Pero puede ocurrir que tu vecindario se haya llenado de bares y sea una gran zona de ocio donde es imposible conciliar el sueño o que el tranquilo bungalow que escogiste quede ahora justo al lado de la nueva pista de ampliación de un aeropuerto.

La falta de descanso, los ruidos, los nervios flor de piel todo el día a …. Tu cuerpo te está pidiendo a gritos que necesita un cambio antes de caer enfermo. Si te está ocurriendo esto no lo dudes y ponte manos a la obra ya.

Sol, tranquilidad y aire libre. Si es lo que te prescribe el médico, tenemos la casa que necesitas.

 

Y ahora, párate y escucha a tu cabeza, probablemente no sólo adviertas una de estas señales, sino varias. Es el momento de tomar aire y contactar con nosotros. Por nuestras excelentes condiciones para comprar o alquilar, por la transparencia con que trabajamos, por el área privada de usuario donde podrás marcar las casas que te gustan, por la amplia variedad de viviendas que puedes encontrar en nuestro buscador, por todo esto somos tus compañeros perfectos para acompañarte durante el proceso de búsqueda de nueva vivienda.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *